Miedo a amar y ser feliz


Si pensamos que es necesario evitar el dolor para que la vida sea placentera, el riesgo es que nos volvamos tan expertos en no sufrir que a la larga ya no sentiremos nada: ni amor, ni alegría, ni esperanza.
 Nos habremos anestesiado emocionalmente, aprenderemos a vivir dentro de un marco afectivo muy estrecho, sabiendo de antemano que habrá muy escasos picos de gran felicidad a cambio de la certeza de que tampoco habrá momentos de gran depresión: ni el menor dolor ni tristeza; sólo una perpetua monotonía, un día gris detrás de otro.
Debido al miedo que le tendremos al dolor, seremos tan expertos en el arte de la indiferencia que nada nos llegará en el plano de los afectos.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s